Make your own free website on Tripod.com

Ver Con Fe

¿Qué es "Ver con Fe"?

 

            Ir al cine es un pasatiempo contemporáneo. Pero es mucho más que eso: ir al cine es participar de un gran medio transmisor de la cultura actual, de la postmodernidad. Tal vez sea uno de los medios culturales que aparentemente exige menos del espectador, ya que con las tecnologías de la era digital se es envuelto por completo en la trama de la película: pantalla gigante y sonido tridimensional hacen de la visión fílmica toda una experiencia personal y a la vez comunitaria.

  projector

  Sí. Ir al cine es una experiencia personal, porque el espectador contrasta tanto los valores como la ficción percibida en la película con aquellos valores vividos en su propia realidad. Éste es un contraste realizado ya sea de manera consciente o inconsciente. Claro está, una comparación de este tipo hecha de manera consciente tiene la ventaja de asimilar o rechazar con cierta libertad personal los valores presentes en la película. Por otra parte, si se realiza este proceso a nivel del inconsciente, el resultado puede ser la interiorización de patrones pertenecientes a intereses muy distintos al del espectador. De ahí la importancia de una educación en la visión de las películas.

 

            Decíamos que ir al cine es también una experiencia social o comunitaria. Creo que todos somos constructores y testigos en alguna medida de esa afirmación. Normalmente se va al cine en grupo, se asiste a la película la cual ha sido elegida por todos (o al menos la mayoría), luego se comenta, se hace referencia a alguna escena, frase o efecto... Este compartir y las dimensiones de la sala son la mayor diferencia entre ver una película en el cine y ver una película en televisión. Pero la realidad cultural del cine no viene dada únicamente por la asistencia o no del espectador en grupo; de una u otra forma, el individuo se encuentra rodeado por otros pares en la sala cinematográfica. El cine es reflejo de una serie de características culturales de la época en la cual se realiza la película, entremezcladas con la visión del director, de los actores, productores y la realidad que se busca reflejar en el celuloide. Economía, política, ideología, religión, psicología y cultura convergen en una complicada sucesión de imágenes y sonidos que dan vida a la imaginación individual y colectiva. ¿Quién que haya crecido con la saga de “Star Wars” puede negar la influencia que tuvo en su infancia o adolescencia la figura de la princesa Leia, o el mercenario Han Solo, o la lucha entre el bien y el mal de Luke Skywalker, o simplemente la relación robótica de C3PO y R2D2? La primera trilogía, simple en su temática (la pelea dual entre el bien y el mal) pero rica en tecnología, desplegó todo un mundo comercial y reforzó aspectos políticos, religiosos y culturales presentes en un tipo de cultura postmoderna.

 

projector            Por otra parte, el cine posee todo un lenguaje interno aparentemente sencillo pero al adentrarse en él, lo hacen un arte de gran complejidad. Basta pensar en la influencia que tienen la iluminación y cómo ella colabora a transmitir el mensaje; los símbolos, gestos y metáforas con las que juegan los directores para reclamar en la memoria colectiva experiencias fundamentales; la disposición en la escena; los movimientos de la cámara y los juegos inherentes a ella (filtros, lentes, enfoques...); la música que acompaña la imagen; los diálogos; la calidad del sonido; la edición; los aspectos de producción... Como bien lo afirmaba Jodie Foster en una entrevista reciente a E! Television: “Estar detrás de las cámaras implica estar pendiente de una gran cantidad de cosas al mismo tiempo”. Y para leer toda una película no podemos caer en la trampa de buscar lo sencillo en ella; ya lo afirmaba Christian Metz: “un arte fácil, el cine, está en peligro constante de ser víctima del facilismo. Una película es difícil de explicar porque es fácil de entender”[1].

 

            No es el objeto de este web site entremezclarnos con esos aspectos técnicos que están más allá de nuestra comprensión. Eso lo dejamos para los críticos expertos que se dedican a ello. Acogemos el llamado hecho recientemente por el Cardenal Poupard en el Congreso «Los diez mandamientos en la cultura cinematográfica del tercer milenio», quien al referirse a la dimensión espiritual que se puede encontrar en el cine, afirmó: “nuestra obligación consiste en iluminar y alimentar esta huella de sentido”[2]. Como cristianos atentos a la voz del Concilio Vaticano II, debemos buscar las semillas del Evangelio presentes en la cultura actual para utilizarlas en bien de la misma humanidad.

 

            La ardua tarea que nos hemos propuesto para las presentes páginas, ha sido ver algunas películas con los ojos de la fe, tratando de no caer en la tentación del extremismo que demoniza o transforma en angelical a la realidad objetiva. Por eso se ha buscado hacer una síntesis bien ponderada entre la espiritualidad presente en el film, la del director, la visión del mundo que presenta la película y aquélla presente en quien ve el film (es decir, el autor de estas páginas). No se puede dejar de lado ese aspecto subjetivo tan importante en toda crítica, afectado por experiencias y visiones propias del mundo; sin embargo, se ha procurado estar en un marco suficientemente objetivo que permita el diálogo entre la película misma y la teología.

 

            Para trabajar cada película, se hará referencia a algunos símbolos y recursos cinematográficos que evidencien el sentido espiritual impreso por el director en la obra. Por ello es necesario hacer una advertencia: los artículos presentados sobre cada película deben ser leídos después de ver el film y, una vez iluminados por ellos, se puede volver a ver la película para contrastar con aquello aquí afirmado.

 

            Como la intención de este web site es su aprovechamiento en talleres, clases de formación religiosa y otros lugares afines, luego de presentar cada película se deja una guía para utilizar el film en grupo. Por otra parte, es importante aprovechar los medios que la técnica brinda hoy en día, por eso se agradece cualquier comentario que se pueda hacer sobre la obra, de manera que tanto éste como los volúmenes siguientes sean mejorados; puede hacer llegar sus observaciones a mi correo electrónico y con gusto podremos dialogar al respecto.

            Espero que estas páginas sean un verdadero aporte para la Nueva Evangelización y la unión cultura y fe que tanto necesitamos en el tercer milenio. 

 

Néstor A. Briceño L, SDS

nestorb@hotmail.com

 


[1] Citado por James Monaco, How to Read a Film, Oxford University Press, 20003, 160.

[2] El Cine, Instrumento Privilegiado para la Búsqueda de Sentido, según Poupard en www.Zenit.org, 3 de diciembre de 2002.

 

Página Principal          ¿Qué es "Ver con Fe"?         Listado de Películas       Opina tú también       Novedades

 Otras páginas del mismo autor: 

Cartas a los jóvenes y otros escritos     Pastoral Juvenil Vocacional Salvatoriana   Instituto de Pastoral Juvenil de Venezuela

Revista Iglesia y Vida


© Néstor A. Briceño L, sds. 2005

Prohibida la reproducción parcial o total del contenido de estas páginas sin consentimiento previo del autor.

Para cualquier información escribir a:

nestorb@hotmail.com