Make your own free website on Tripod.com

Ver Con Fe

En un mar infinito...

 

Hijos, obedezcan a sus padres en todo,

que esto es grato al Señor.

Padres, no provoquen la ira a sus hijos

 Para que no se hagan temerosos.

Col 3,20-21

 

Ficha Técnica:

Película: Buscando a Nemo – Finding Nemo (2003)

Dirigida por: Andrew Stanton y Lee Unkrich

Voces en inglés: Albert Brooks, Ellen DeGeneres, Alexander Gould, Willem Dafoe.

Estudios: Pixar

Duración: 100’

Censura: Para todo público.

Valoración: Una excelente película que puede ser disfrutada tanto por niños como por adultos.

 

Breve Comentario:

 

La nueva producción de los estudios Disney con Pixar es toda una obra de arte, tanto a nivel técnico, por las figuras computarizadas casi reales, como por el mensaje de la película.

 

No nos corresponde en este espacio ahondar sobre los aspectos técnicos, pero sí es importante resaltar los efectos logrados en la expresión de los personajes, o el efecto de profundidad en las tantas escenas oceánicas.

 

En cuanto a la trama, los guionistas han jugado muy bien con los distintos aspectos que deben estar presente en una película para niños: un poco de diversión, otro tanto de tragedia, algo de suspenso y mucho de enseñanza.

 

Ciertamente, la película comienza con una escena trágica: Marlin está alegre con su esposa Coral por su nueva casa y el montón de hijos que están esperando (¡más de cuatrocientos!). Pero un tiburón se encarga de frustrar todos estos planes, escapándose del desastre únicamente Marlin y Nemo, uno de los pequeños esperados.

 

Marlin se ata completamente a la tragedia. Luego de ser un pez arriesgado pasa a ser un miedoso total y un sobreprotector de su hijo, a quien no le permite desarrollarse en la plenitud de sus capacidades. Cualquier precaución es poca para Marlin, mientras que para Nemo pasa a ser obstinación. Obviamente el padre intenta transmitir a su hijo, de manera consciente o inconsciente, todos sus temores: el océano no es un lugar seguro, repite continuamente Marlin.

 

Pero el temor no solamente se transmite a los hijos, sino que anula a propia personalidad. Marlin es por esencia un pez payaso, pero es incapaz de provocar una sonrisa mientras es dominado por todos sus temores. Únicamente cuando logra integrar las experiencias y liberarse de las ataduras del pasado, es capaz de asumir su propia identidad.

 

Por otra parte, encontramos a un personaje singular, lleno de muchos “defectos” pero con un gran corazón. Se trata de Doris, la compañera desmemoriada de Marlin. Ella no se queda atada por sus limitaciones, sino que las reconoce y busca vencerlas. Más de una vez le dice Marlin la frase ya conocida de memoria por Nemo: tú crees que eres capaz de eso, pero no lo eres. Sin embargo, esta graciosa pececita nos recuerda que todo se puede lograr cuando el esfuerzo está impregnado de amor. Pero este personaje va más allá. Ella confía plenamente en su compañero de aventura, aunque éste no sienta lo mismo, y las marcas del amor no tardan en imprimirse en su cuerpo, sirviendo ellas como recuerdo para Marlin. Este padre aprende de su compañera como el amor es capaz de vencer cualquier temor, convirtiéndose en toda una leyenda para los habitantes del océano.

 

También dejan marcas los esfuerzos por alcanzar grandes metas, como se ven en el cuerpo de Gill. Pero si no nos arriesgamos no lograremos los sueños tan acariciados. Eso lo aprende el pequeño Nemo cuando Gill logra ver en él las capacidades que más nadie ha notado.

Otro detalle importante. Los personajes que implican un peligro se convierten en aliados para la búsqueda, recordándonos que todo puede ser una oportunidad para el éxito. Pero, ¿cuál es el primer paso? Como bien lo insinúa Bruce, el tiburón, es reconocer la meta que deseamos y detectar aquello que nos impide alcanzarla.

 

A veces creemos sabérnoslas todas y no buscamos ayuda donde podemos encontrarla. El sabio Crush tiene una gran experiencia como padre y desde allí aporta lo que puede a Marlin. Así que los padres no deben tener miedo a compartir las dificultades que experimentan con otros que pueden colaborar en esta tarea tan difícil. ¡Y también debemos estar claros de que los chicos siempre pensarán saber más que los adutos!

 

“No temas, no permitiré que nada te suceda”, es el compromiso inicial de Marlin con Nemo. Pero Doris le hace entender que definitivamente “si no quieres que le pase nada, nada le pasará”. En otras palabras, si sobreprotegemos a todos, les quitaremos oportunidad de vivir. Pero tampoco podemos vivir a lo loco, idealizando situaciones sin aceptar la propia realidad, porque terminaríamos haciéndonos la misma pregunta final de los peces de la pecera: “¿y ahora qué?”.

 

En conclusión, esta película es fantástica para trabajar tanto con niños como jóvenes y adultos. Las perspectivas para acercarse son múltiples y muy ricas para ser comentadas en casa o en grupos.

 

            Néstor A. Briceño L, SDS

Este artículo ha sido posible gracias a la cortesía de

 


Página Principal          ¿Qué es "Ver con Fe"?         Listado de Películas       Opina tú también       Novedades

 Otras páginas del mismo autor: 

Cartas a los jóvenes y otros escritos     Pastoral Juvenil Vocacional Salvatoriana   Instituto de Pastoral Juvenil de Venezuela

Revista Iglesia y Vida


© Néstor A. Briceño L, sds. 2005

Prohibida la reproducción parcial o total del contenido de estas páginas sin consentimiento previo del autor.

Para cualquier información escribir a:

nestorb@hotmail.com